¿Cómo tratar la disfemia?

La disfemia, también llamada tartamudez, es una alteración del lenguaje. Se caracteriza por la repetición en palabras, sonidos, tropiezos, espasmos, etc. Tanto para los que presentan esta dificultad como los que los acompañan, puede ser un foco de malestar. La falta de información al respecto y el estigma que tiene la disfemia, hacen que en algunas ocasiones no se llegue a tratar.

Os contamos algunos consejos para llevar a cabo si en tu familia hay algún peque con disfemia.

¿Sientes angustia, culpa, o nerviosísimo cuando tu peque tartamudea?

Sentir preocupación por los hijos es inevitable. Sin embargo, los niños son como una esponja. Si lo tomamos como una preocupación en lugar de una dificultad superable, los niños harán igual.

¿Le dices a tu hijo que hable bien y de forma correcta?

Aunque la intención sea buena, no le exijas hablar bien.  Para poder ayudar a los hijos, debemos sentirnos seguros, estar relajados y confiados. Por esa razón, cuando tu hijo se queda bloqueado o no sabe acabar la frase, no lo cortes, y mucho menos le digas que hable bien. Lo único que hacemos con eso, es ponerlo más nervioso y, por lo tanto, tartamudeará más.

¿Debo aceptar la forma de hablar de mi hijo?

A muchos padres les cuesta asimilar que su hijo es tartamudo e intentan cambiarles de forma incorrecta. Al hacerlo lo único que conseguimos es que el pequeño se frustre por no hablar con la misma fluidez que otros. Si quieres ayudar a tu hijo con disfemia, te damos algunas pautas:

  • Leed un ratito cada día: Lee despacio y párate en cada punto. Respira, toma tu tiempo y vuelve a seguir.  La lectura ayuda a facilitar la fluidez del niño.
  • Habla lento: Si le das el ejemplo de hablar lento y relajado, ayudarás a tu hijo ya que tenderá a imitarte.
  • Jugad a decir trabalenguas y acertijos: Es un ejercicio muy divertido para muchos niños. Les ayuda a coger confianza y a relajar la tensión muscular, que influye notablemente en el tartamudeo.
  • Recuerda: No te pongas nervioso y mantén la calma si tu hijo se bloquea. Usa vocabulario sencillo y frases que no sean complicadas. No le pongas en situaciones donde le presiones o meta prisa. No olvides que tu hijo es como otros niños solo que ahora muestra dificultades para hablar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.