Cuando tú decides la ruptura

por | Oct 23, 2018 | BLOG, Familia, Pareja, Psicología de adultos | 6 Comentarios

Decidir una ruptura es difícil. La determinación de dejar algo conocido para nosotros nos suele costar. El propio proceso de toma de decisiones es complejo, a pesar de que nos pasamos el día tomando decisiones. Y cuando supone encima dejar algo y enfrentar la incertidumbre, la cosa se complica más.

Así que cuando hablamos de dejar a alguien, el enredo es total. Normalmente, ante un proceso de ruptura de pareja, el foco de atención se suele poner en el «dejado». Sin embargo, para quien toma la decisión de terminar la relación, tampoco es el festival de la comedia. Las personas que toman este tipo de decisiones, también experimentan sensaciones y emociones. Veamos cuáles son.

Darte cuenta de…

Las relaciones pasan por diferentes épocas y las parejas suelen sentir diferentes cosas. Es el propio paso del tiempo, las circunstancias vitales de cada uno, los elementos externos, etc., lo que hacen que no se sienta siempre lo mismo. Pero…a veces ese «no sentir lo mismo» en realidad significa que ya no estás enamorado de esa persona. Llegar a esa conclusión es muy doloroso. Es por eso que muchas veces intentamos evitar la ruptura de la pareja. Pensamos «igual no es para tanto», «podemos solucionarlo», «no necesito nada más» e infinidad de cosas parecidas.

Además, hay otros factores que influyen en tomar la decisión. La existencia de hijos en la pareja puede hacer más difícil tomar la decisión de romper. También la situación económica en la que se queda cada una de las partes, los espacios y amigos en común…

Si has logrado despojarte de todos esos pensamientos que evitan la ruptura y has tomado la decisión, lo siguiente es mantenerla. Es fácil caer en la tentación de «vamos a darnos un tiempo» o «de momento no, pero luego ya veremos». Si no somos tajantes, en la medida en la que cada persona se sienta cómoda, puede dar lugar a malos entendidos.

La rabia, la culpa y la tristeza tras la ruptura

Después de la ruptura, el que la ha decidido se convierte en «el malo de la película». A veces no solo a ojos del «dejado» si no también de su entorno, familia y amigos. Es por esto que el que lo deja, experimenta un cóctel de sentimientos.

Por un lado siente rabia, porque ser el malo de la película es incómodo e injusto. Si se ha tomado la decisión de dejar una relación, por algo será. Pero muchas veces la persona se siente cuestionada por tomar esa decisión, como si sus razones para hacerlo no fueran válidas.

Por otro lado siente culpa, porque sabe que su decisión genera sufrimiento en otra persona a la que, por regla general, quiere. La culpa de haber elegido mirar por sí misma y a la larga por la otra persona, aunque ahora no sea capaz de verlo. Y la culpa por no sentir lo mismo que antes.

En caso de que la pareja tenga hijos, esto se multiplica. La culpa por tomar una decisión que afecta a más personas aparte de la pareja, crece exponencialmente.

Por último siente tristeza, porque para el que rompe la pareja también experimenta su propio duelo. Aunque haya tomado la decisión de la ruptura, también va a echar de menos a la ex pareja.

El alivio

Además de todo lo dicho ya, la persona que deja la relación también experimenta alivio. Puede parecer contradictorio, pero a pesar de ser doloroso pensarlo, decidirlo y decirlo; cuando ya lo has hecho, te quitas un peso de encima enorme. Y también genera alivio el actuar en consonancia con lo que sentimos.

6 Comentarios

  1. Sandra

    Me ha encantado lo que he leído sobre las emociones que sientes cuando eres tu quien decide romper una relacion,porque tb se pasa muy mal, Tienen algún libro para recomendarme en ese sentido?

    Responder
    • La Puerta Azul

      Buenos días Sandra! Gracias por tu comentario. Nos alegra que te haya gustado y esperamos que te haya sido útil. Libro sobre rupturas no sabemos recomendarte, pero uno que nos gusta mucho sobre cómo gestionar emociones y pensamientos es «El arte de amargarte la vida» de Paul Watzlawick.

      Recuerda que nuestra que primera entrevista es gratuita y que atendemos tanto presencial como de forma on-line.

      Un abrazo!

      Responder
  2. vanesa

    Mas acertado este articulo imposible! Tengo 31 años 3 hijos y en mi primer relación de adolescencia mi novio en ese momento me dejo después de mas de un año sin motivos solo me dijo que necesitaba tiempo. Me dolió hasta el alma… ese tiempo fueron 3 meses muy dolorosos para mi. Cuando me pidio volver yo estaba muy dolida y enojada a lo que por supuesto le dije que no. Desde entonces tuve 4 relaciones mas en donde la que tomo siempre la desicion de terminar fui yo! No es fácil, nose si me marco tanto aquel amor que mi inconsiente deja antes de ser dejado, obvio siempre con motivos no por miedo a que me dejen termino las relaciones pero es duro y difícil complicado y los de afuera siempre apoyan al que es dejado por que según ellos el que deja la pasa mejor.

    Responder
    • La Puerta Azul

      Muchas gracias Vanesa por compartir tu experiencia con nosotros! Nos alegra que te haya gustado nuestra publicación! Recibe un abrazo muy fuerte!

      Responder
  3. Antonio

    En mi caso, soy el dejado, lo frustrante es saber que la causa del final de la relación es no haber cumplido sus expectativas.
    Concretamente se trataba de una mujer divorciada con hijos de 22 y 24 años que hacían gala de un egoísmo e interés brutal, el negarse ha transigir sobre este echo y las discusiones de pareja por sus hijos hicieron el resto.
    Mucho ojo con entrar en relaciones de este tipo. Es jugar una partida con las cartas marcadas.
    Un saludo.

    Responder
    • La Puerta Azul

      Sentimos tu experiencia. Cada relación es diferente, con sus propias dificultades y complicaciones, pero sin duda las relaciones en las que hay hijos de parejas anteriores con especialmente complicadas.

      Muchas gracias por comentar!

      Responder

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Acepto el tratamiento de mis datos para la publicación del comentario.

Información básica acerca de la protección de datos

  • Responsable: LA PUERTA AZUL PSICOLOGÍA, S.C.
  • Finalidad: mantener una relación comercial y envío de comunicaciones de productos o servicios.
  • Legitimación: por consentimiento del interesado (art. 6.1 GDPR).
  • Destinatarios: LA PUERTA AZUL PSICOLOGÍA, S.C.
  • Derechos: acceso, rectificación, portabilidad, supresión, limitación y oposición.
  • Más información: Puedes ampliar información acerca de la protección de datos en el siguiente enlace:política de privacidad